diumenge, 27 de gener de 2013

23 F

El 23 de febrero de 1981 hubo un golpe de Estado en España en el Congreso de Diputados. Fue ejecutado por un grupo de militares.
Primero, Antonio Tejero irrumpió en el Congreso de los Diputados con la frase: <<Quieto todo el mundo.>>, reteniendo así al gobierno y a los diputados hasta la llegada de la autoridad militar. El objetivo era imponer un gobierno que el pueblo no había elegido privando a la gente de su libertad.

Después de lo sucedido en Madrid, la capitanía general de Valencia declaró el estado de excepción y se hizo cargo de la región. Sacaron tanques a la calle y dieron el toque de queda. Había mucho miedo en la gente del pueblo. 

Mi familia lo vivió de la siguiente forma:
Un hermano de mi abuelo, que vivía en Argentina y se encontraba de visita en España, estaba ilusionado por la reciente democracia que se vivía en España tras 50 años de dictadura. Entonces el día del golpe de estado fue a visitar a mi familia, que vivía en la Avenida del Puerto, salió de su casa y fue hacia allí paseando. Su paseo se vio interrumpido por los tanques que había en la calle.
También mi familia pudo notar el miedo que había en la gente de volver a vivir una guerra cuando en poco menos de una hora, la gente comenzó a comprar cualquier alimento que hubiese en la tienda de mi abuelo.

Durante el golpe de Estado, toda España estaba atenta al televisor para ver que pasaba.

Cuando la autoridad militar llegó al Congreso, el general Alfonso Armada pone en marcha la última fase. En este momento es cuando fracasa. 

Armada cometió el error de contarle a Tejero lo que tenía previsto hacer, olvidando que no coincidía con lo que dos días antes él mismo le había relatado. Tejero se sintió engañado e indignado y llamó a los oficiales más cercanos y les contó lo que pretendía Armada, quien fue expulsado enseguida. Éstos se rindieron y no hubo ningún herido. Televisión española grabó lo que ocurrió.


1 comentari: