diumenge, 28 d’abril de 2013

Víctor

En 1983, vivían en una mansión una pareja. La señora llamada Maribel tenía 40 años y el señor; su marido, se llamaba Don Pepe, y tenía 44 años. La señora Maribel estaba embarazada de un niño, al que le iban a poner Ignacio.
El niño nació el 5 de enero, a las 9 de la noche. Los padres de Ignacio se dieron una sorpresa, al ver que el niño había salido defectuoso, le faltaba una pierna.
El señor y la señora, pensaron que nos se podían permitir un niño así, porque ellos eran ricos. Decidieron que al día siguiente lo llevarían a un orfanato.
Al día siguiente, 6 de enero, se lo llevaron al orfanato, y lo dejaron allí, llorando.

Pasaron cuatro años, y el niño ya tenía cuatro años. Un día un chica de 28 años, era soltera y quería tener un hijo o hijo adoptado. De repente, vio a Ignacio, y pensó que aunque le faltara una pierna sería un gran hijo. Todos aquellos niños y niñas le daban mucha pena, pero Ignacio destacó entre los otros.




Al pasar cuatro meses, la chica ya tenía a Ignacio en su casa, pero le cambió su nombre por Víctor. Víctor ya sabía todo lo que le había pasado en su otra vida. Él ya tenía cinco años y era más maduro que un niño normal de aquella edad. Él, tenía bastantes dificultades para algunas cosas por culpa de que solo tenía una pierna.
Su madre, estaba muy contenta con él, le parecía un niño encantador, y le daba mucha pena toda su pasada vida, por eso, ella intentaba no meterse en el tema, porque sabía que a Vítor le dolía mucho. La madre era escritora, y desde que adoptó a Víctor, empezó a escribir historias sobre casos como los de su hijo. Se había empezado a fijar más en ellos.
El niño empezó a ir al colegio a los seis años. Era un colegio especial. El instituto también lo pasó en uno especial.
Se sacó la carrera de literatura como su madre adoptiva. Después se hizo cuenta-cuentos.
La madre de Víctor se murió de un infarto cuando Víctor tenía 23 años. Víctor recopiló todas las historias y cuentos de su madre adoptiva, y se las contaba a sus clientes. Algunas de las que se inventó él, se las dedicó a su madre adoptiva.
La gente que escuchaba las historias que contaba Víctor, empezaba a reflexionar y a no discriminar a las personas que tenían defectos.
Víctor se hizo famoso en su ciudad y salió en los periódicos. Los padres verdaderos de Víctor, lo vieron en el periódico y escucharon sus historias por You Tube, y también reflexionaron y se sintieron muy mal.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada